X

Select your destination

This is Hemocue's global website and may contain information on products not released in all markets.
For information on products and services in your local market, please proceed to your local Hemocue website.

Continue to Hemocue.com

Monitorización de la diabetes

Monitorización: Qué mediciones deben efectuarse Cómo deben efectuarse La comparación de las directrices más utilizadas en relación con los objetivos para la monitorización de un paciente con diabetes sugiere el tipo de prueba y la frecuencia.

Table with comparison 4 guidelines for diabetes monotoring

Recomendaciones de la ADA

En 2017 la American Diabetes Association (ADA) publicó la versión actualizada de los Standards of Medical Care in Diabetes (Estándares de la atención sanitaria en la diabetes). Sus recomendaciones incluyen acciones de tamizaje, diagnóstico y terapéuticas que se sabe o se considera que favorecen los resultados del estado de salud de los pacientes con diabetes. 

En los Standards of Medical Care actualizados, la ADA incluyó una sección en la que se describe con qué frecuencia deben realizarse determinadas pruebas y qué objetivos debe alcanzar un paciente. Todos los pacientes a los que se les ha diagnosticado diabetes deben someterse regularmente a una evaluación exhaustiva de la diabetes para determinar la estabilidad de la enfermedad, la respuesta a los medicamentos y evaluar las complicaciones asociadas. Para obtener una descripción completa, consulte Standards of Medical Care in Diabetes, 2017.  


La ADA recomienda la prueba de Hba1c en la cabecera del paciente cuando sea posible.
Una prueba esencial que debe realizarse al menos 2 o 3 veces al año es la hemoglobina A1c (Hba1c). En los pacientes inestables o que han cambiado recientemente de medicación, las pruebas deben realizarse trimestralmente. La ADA también recomienda que los proveedores utilicen la prueba en la cabecera del paciente para la Hba1c para tener la oportunidad de realizar cambios del tratamiento de forma más oportuna.

Además de los niveles de Hba1c, debe establecerse una relación albúmina:creatinina (ACR) más de una vez al año, incluyendo al menos 3 pruebas en 6 meses para la confirmación después del diagnóstico y adicionalmente después de realizar cambios en la medicación.

Los paneles de lípidos en ayunas, incluidas las LDL, deben realizarse al efectuar el diagnóstico, adicionalmente para controlar la adherencia al tratamiento y anualmente junto con las pruebas de función hepática. Otras pruebas en el momento del diagnóstico deben incluir las tasas de creatinina sérica y filtración glomerular. La ADA también recomienda que la presión arterial se evalúe en cada visita rutinaria.

 

Recomendaciones de la ESC/EASD  

La European Society of Cardiology (ESC) y la European Association for the Study of Diabetes (EASD) han aunado esfuerzos para elaborar unas directrices sobre el control de la diabetes mellitus, la prediabetes y la enfermedad cardiovascular (ECV). Sus directrices se han elaborado para el control de la combinación de ECV y diabetes mellitus y no como una directriz separada para cada enfermedad.  Según la ESC/EASD, el consenso indica que el objetivo debe ser una Hba1c de < 7 %, aunque se reconoce la necesidad de prestar atención a las necesidades de cada paciente.  

Recomendaciones de la IDF

En sus directrices globales exhaustivas para la diabetes tipo 2, la International Diabetes Federation (IDF) recomienda el control de la glucemia mediante la medición de la Hba1c. Se recomienda utilizar métodos de alta precisión estandarizados según los criterios alienados con los valores de referencia internacionales y sujetos a pruebas de garantía de calidad estrictos. 

La frecuencia de las pruebas es cada 2 a 6 meses, en función del nivel, la estabilidad del control de la glucemia y los cambios del tratamiento. El nivel recomendado que debe mantenerse para minimizar el riesgo de desarrollar complicaciones es inferior al 7 % (53 mmol/mol). Puede considerarse el objetivo de disminución de la Hba1c en caso de que pueda lograrse de forma fácil y segura. 
 
La presión arterial debe medirse al menos una vez al año y en cada visita clínica rutinaria en personas con ECV conocida. El nivel recomendado es de 130/80 mm Hg. 

La función renal debe evaluarse al realizar el diagnóstico y anualmente mediante un análisis de orina para la determinación de la albuminuria y la medición de la creatinina sérica y el cálculo de la TFGe.    

Recomendaciones del NICE

En las directrices actualizadas de 2017 con recomendaciones para controlar la diabetes tipo 2 en adultos, NICE se centra en la educación de los pacientes, el asesoramiento sobre la dieta, el control del riesgo cardiovascular, la monitorización de los niveles de glucemia y la identificación y el control de las complicaciones a largo plazo.  

NICE recomienda el uso de métodos para determinar la Hba1c que se han calibrado de acuerdo con la estandarización de la International Federation of Clinical Chemistry (IFCC). En relación con los niveles de Hba1c, debe alentarse al paciente a conseguir su objetivo individual y mantenerlo a menos que los efectos adversos resultantes (incluida la hipoglucemia), o sus esfuerzos para lograr el objetivo, perjudiquen su calidad de vida. Si los niveles ascienden al 7,5 % (58 mmol/mol) o más, el objetivo debe ser un nivel de Hba1c del 7 % (53 mmol/mol). 

Para el control de la glucemia, deben determinarse los niveles de Hba1c cada 3-6 meses (en función de las necesidades de cada persona), hasta que la Hba1c sea estable sin cambiar el tratamiento y cada 6 meses una vez que el nivel de Hba1c y el tratamiento hipolipemiante sean estables. 

NICE también recomienda una presión arterial inferior a 140/80 mmHg o inferior a 130/80 mmHg si existen daños renales, oculares o cerebrovasculares. La presión arterial debe controlarse cada 1-2 meses. 

Afinidad con boronato: el único método sin interferencias
El ensayo de afinidad con boronato para la determinación del porcentaje de Hba1c en sangre total es el único método sin interferencias. 

 

Estandarización de la medición de Hba1c 

 

Precisión de la medición - NGSP
Las reglamentaciones y controles para los fabricantes de sistemas point of care son estrictos. Los productos deben cumplir ciertas normas, por ejemplo, evaluación del rendimiento y comparación con los estándares de referencia como el National Glycohemoglobin Standardization Program (NGSP). 

Estos requisitos relativos a la realización de mediciones se han vuelto más estrictos. De acuerdo con el último NGSP para la certificación de fabricantes, 37 de 40 resultados deben encontrarse dentro de un intervalo de +/- 6 %. Para una monitorización clínica óptima es deseable una imprecisión del 2 % CV. No obstante, este criterio es muy estricto y actualmente una imprecisión del 3 % CV se considera un objetivo más realista.

En este sitio web se utilizan cookies

Uso de cookies