X

Select your destination

This is Hemocue's global website and may contain information on products not released in all markets.
For information on products and services in your local market, please proceed to your local Hemocue website.

Continue to Hemocue.com

Hba1c y albúmina en orina

¿Qué es la Hba1c y la albúmina en orina? ¿Por qué se deben medir estos analitos? ¿Cómo favorecen estos marcadores al proceso de monitorización de la diabetes?

Hba1c: un marcador importante

La Hba1c (A1c o hemoglobina glucosilada) se utiliza ampliamente como el marcador más importante para la monitorización rutinaria del estado glucémico a largo plazo en pacientes con diabetes. Se utiliza como medida del riesgo futuro de desarrollo de complicaciones de la diabetes. La Hba1c puede utilizarse para diagnosticar la diabetes mellitus pero los métodos utilizados más ampliamente y con mayor frecuencia son: 

- Glucosa plasmática en ayunas (FGP
- Prueba de tolerancia de la glucosa oral (OGTT)

Solo deben utilizarse métodos de Hba1c certificados por la NGSP para diagnosticar (o tamizar) la diabetes. 

¿Por qué se debe medir la Hba1c?  

El control de la Hba1c en las personas diabéticas está recomendado por las directrices internacionales en pacientes con diabetes mellitus y es el estándar de referencia desde la década de 1970.

La ADA, la IDF y la OMS recomiendan que la Hba1c se determine de forma rutinaria en todos los pacientes con diabetes mellitus para documentar su grado de control glucémico:
- De dos a cuatro veces por paciente y año
- Como índice de la glucemia media y  
- Como medida del riesgo de desarrollo de complicaciones de la diabetes 

Beneficios del control de la Hba1c

En el estudio UKPDS se observó que un mejor control de la Hba1c produce mejores resultados en pacientes con diabetes. Bastó una reducción de una unidad porcentual del 8 al 7 % de la Hba1c para reducir en un 21 % las muertes relacionadas con la diabetes, disminuir un 37 % las complicaciones microvasculares y un 14 % el infarto de miocardio. (Estudios UKPDS)

Albúmina en orina  

La medición de la albúmina en orina debe utilizarse para tamizar, monitorizar y respaldar la evidencia clínica en el diagnóstico y tratamiento de la microalbuminuria. La microalbuminuria, enfermedad en la que la orina presenta niveles bajos, si bien anómalos, de albúmina, ha adquirido un reconocimiento cada vez mayor como marcador de riesgo temprano de enfermedad renal crónica y enfermedad cardiovascular. Varios estudios han relacionado un nivel elevado de albúmina en orina en personas con diabetes con un riesgo radicalmente mayor de nefropatía diabética. 

El tamizaje de la microalbuminuria es una cuestión urgente

La detección temprana y el tratamiento frenan o incluso evitan la aparición de la enfermedad renal crónica y la enfermedad cardiovascular.  La microalbuminuria predice las complicaciones renales en los pacientes con diabetes y los pacientes con hipertensión, así como en la población general sin diabetes o hipertensión.
 
Teniendo en cuenta que este procedimiento económico raramente se realiza en la práctica clínica, incluso en las personas en riesgo, la International Society of Nephrology ha señalado la necesidad de centrarse en 3 grupos de riesgo: personas con diabetes, con hipertensión, mayores de 50 años con antecedentes de diabetes y/o enfermedad cardiovascular. 

Definiciones, valores límite y tamizaje

La microalbuminuria se define como un valor de 20-200 mg/L en la primera muestra al azar por la mañana o 30-300 mg/L en una muestra al azar aleatoria. Los valores límite para la albúmina son los mismos para los hombres y las mujeres de cualquier edad y etnia y la concentración de albúmina no se ve afectada por la masa muscular. La concentración de albúmina ofrece la misma sensibilidad a una fracción del coste de la relación de albúmina/creatinina, siempre que el paciente no haya consumido cantidades anómalas de líquido. 

Los estudios han mostrado que mediante el tamizaje de la microalbuminuria y la monitorización de su evolución es posible optimizar el tratamiento de los pacientes con diabetes. Las directrices de la ADA y de otras instituciones recomiendan el tamizaje anual para los pacientes con diabetes tipo 1 a partir de 12 años o 5 años después del diagnóstico de la diabetes tipo 1. Para los pacientes con diabetes tipo 2 se recomienda un tamizaje anual en el momento del diagnóstico y hasta que el paciente tenga 70 años, ya que la microalbuminuria puede estar presente en el momento del diagnóstico.
 

 

En este sitio web se utilizan cookies

Uso de cookies