X

Select your destination

This is Hemocue's global website and may contain information on products not released in all markets.
For information on products and services in your local market, please proceed to your local Hemocue website.

Continue to Hemocue.com

¿Qué es la diabetes? Preguntas más frecuentes

¿Qué son la diabetes y la prediabetes? A continuación se incluyen varias preguntas y respuestas sobre la diabetes.

¿Qué es la diabetes?
La diabetes es una enfermedad grave crónica que se caracteriza por la elevación crónica de la glucemia y una alteración del metabolismo de los carbohidratos, las grasas y las proteínas que tienen lugar cuando el páncreas no produce suficiente insulina o cuando el organismo no puede utilizar eficazmente la insulina que produce. 

El aumento de la glucemia, un efecto frecuente de la diabetes mal controlada, con el paso del tiempo, puede producir daños graves en el corazón, los vasos sanguíneos, los ojos, los riñones y los nervios. La diabetes no es solo una enfermedad en sí misma, sino también un estadio intermedio de muchas otras enfermedades. La diabetes es una de las causas principales de ceguera, ataques al corazón, ictus, insuficiencia renal y amputaciones de las extremidades inferiores en todo el mundo. 

¿Qué es la prediabetes? 
Prediabetes significa que los niveles de glucemia son más elevados de lo normal, pero no llegan a los niveles para diagnosticar diabetes. La prediabetes es el término utilizado para las personas con GAA o TAG o HbA1c 5,7-6,4 % (39-47 mmol/mol). Las personas con prediabetes tienen una mayor probabilidad de desarrollar diabetes en un período de 10 años y también un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular. 

Tipos principales de diabetes
La diabetes puede clasificarse en las categorías generales siguientes:

  1. Diabetes tipo 1 (DT1) (debido a la destrucción de células β autoinmunitarias, lo que produce normalmente una deficiencia de insulina absoluta). Anteriormente la DT1 fue 
  2. Diabetes tipo 2 (DT2) (debido a la pérdida progresiva de secreción de insulina de células β frecuentemente subyacente a una resistencia a la insulina)
  3. Diabetes mellitus gestacional (DMG) (diabetes diagnosticada en el segundo o tercer trimestre del embarazo que no fue diagnosticada como diabetes antes de la gestación)
  4. Tipos específicos de diabetes debido a otras causas, por ejemplo, síndromes de diabetes monogénica (como diabetes neonatal y diabetes hereditaria juvenil de tipo 2 [MODY]), enfermedades del páncreas exocrino (como fibrosis quística) y diabetes inducida por fármacos o sustancias químicas (como uso de glucocorticoides en el tratamiento del VIH/SIDA o después del trasplante de órganos)

Diabetes tipo 1  
La DT1 está causada por una reacción autoinmunitaria en la que el sistema de defensa del organismo ataca a las células beta productoras de insulina en el páncreas. Como consecuencia, el organismo ya no puede producir la insulina que necesita. 

Esta enfermedad puede afectar a personas de cualquier edad, pero suele aparecer en niños y adultos jóvenes. Las personas con diabetes tipo 1 necesitan insulina cada día para controlar los niveles de glucosa en la sangre. Sin insulina estas personas morirían. 
 

La diabetes tipo 1 se desarrolla de forma repentina y tiene los síntomas siguientes: 

  • Sed anómala y boca muy seca
  • Micción frecuente
  • Falta de energía, fatiga extrema
  • Hambre constante
  • Pérdida de peso repentina
  • Visión borrosa


La diabetes tipo 1 se diagnostica en caso de nivel de glucemia elevado en presencia de los síntomas anteriores. Este tipo de diabetes está aumentando. Se desconoce el porqué, pero puede deberse a cambios en los factores de riesgo ambientales o a infecciones víricas.  

Diabetes tipo 2  
La diabetes tipo 2 es el tipo más frecuente de diabetes. Normalmente se produce en adultos pero se observa cada vez más en niños y adolescentes. El organismo es capaz de producir insulina pero se vuelve resistente a esta, por lo que la insulina es ineficaz. Con el paso del tiempo, los niveles de insulina pueden ser insuficientes. La resistencia a la insulina y la deficiencia de insulina pueden producir niveles elevados de glucemia.   

Los síntomas de diabetes tipo 2 incluyen

  • Micción frecuente
  • Exceso de sed 
  • Pérdida de peso
  • Visión borrosa 

Los síntomas de DT2 suelen ser menos obvios, por lo que los personas con diabetes tipo 2 no son conscientes de su enfermedad durante mucho tiempo y pueden pasar años hasta el diagnóstico. No obstante, durante este tiempo el organismo ya sufre daños por el exceso de glucemia. 

Los factores de riesgo más importantes son el peso corporal excesivo, la inactividad física y la malnutrición. Otros factores que intervienen son la etnia, los antecedentes familiares de diabetes, los antecedentes de diabetes gestacional y el envejecimiento.

La DT2 no requiere un tratamiento diario con insulina para la supervivencia. Adoptar una dieta sana, aumentar la actividad física y mantener un peso corporal normal son algunos de los elementos principales del tratamiento. Están disponibles medicaciones orales para controlar los niveles de glucemia y, si los niveles continúan aumentando, puede ser necesario administrar insulina. 

El número de personas con diabetes tipo 2 crece rápidamente en todo el mundo y se asocia con el envejecimiento de la población, el desarrollo económico, la mayor urbanización, dietas menos saludables y la disminución de la actividad física. 

Diabetes gestacional  
La diabetes gestacional es una enfermedad temporal que se produce en el embarazo y entraña un riesgo de diabetes tipo 2 a largo plazo. La hiperglucemia detectada por primera vez en cualquier momento durante el embarazo se clasifica como: 

  • Diabetes mellitus gestacional
  • Diabetes mellitus en el embarazo


Las mujeres con hiperglucemia durante el embarazo pueden controlar sus niveles de glucemia mediante una dieta sana, ejercicio suave y la monitorización de la glucemia. En algunos casos, también puede prescribirse insulina o medicación oral.

Los síntomas pueden incluir aumento de la sed y micción frecuente. Se recomienda realizar el tamizaje utilizando la prueba de tolerancia a la glucosa oral al principio del embarazo para las mujeres en alto riesgo y entre las semanas 24 y 28 del embarazo en las demás mujeres. 

Aunque la diabetes gestacional normalmente desaparece después del parto, las mujeres a las que se les ha diagnosticado la enfermedad tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 más adelante. 

Tolerancia alterada a la glucosa y glucemia alterada en ayunas
Los niveles de glucemia elevados que no son suficientemente altos para el diagnóstico de la diabetes en ocasiones se consideran prediabetes. La tolerancia alterada a la glucosa (TAG) o la glucemia alterada en ayunas (GAA) son enfermedades intermedias en la transición entre unos niveles de glucemia normales y la diabetes, especialmente la de tipo 2. 

Las personas con tolerancia alterada a la glucosa tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Las intervenciones en el estilo de vida como una dieta sana y el ejercicio físico pueden prevenir la progresión de la diabetes.    
  

¿Qué pruebas se utilizan para diagnosticar la diabetes y la prediabetes?
Hay tres tipos de pruebas que se realizan de forma rutinaria para diagnosticar la prediabetes y la diabetes. 

  • Prueba de glucosa en plasma en ayunas (GPA) Justo antes de realizar esta prueba, el paciente debe ayunar (no comer ni beber nada, salvo agua) durante ocho horas. El profesional sanitario extrae sangre del paciente. A continuación el plasma (la parte líquida de la sangre) se combina con otras sustancias para determinar la cantidad de glucosa en el plasma, medido en mg/dL. El gráfico a continuación contiene los intervalos de glucemia de la prueba de GPA para prediabetes y diabetes y describe qué significa cada diagnóstico.
  •  HbA1C (A1C o prueba de hemoglobina glucosilada) La prueba de A1C puede utilizarse para el diagnóstico de la prediabetes y la diabetes. La glucemia media para los últimos 2 -3 meses se determina con la HbA1c. Esta prueba es más cómoda porque no requiere ayuno. Una A1C de 5,7 % a 6,4 % significa que existe un alto riesgo de desarrollar diabetes y que el paciente tiene prediabetes. La diabetes se diagnostica cuando la A1C es del 6,5 % o superior.
  • Prueba de tolerancia oral a la glucosa (PTG) La prueba determina cómo procesa el organismo una cantidad estándar de glucosa. El profesional sanitario extrae sangre del paciente antes y dos horas después de que el paciente ingiera una bebida grande de volumen previamente medido que contiene glucosa. A continuación, el médico puede comparar los niveles de glucosa anteriores y posteriores en el plasma de la persona para determinar el grado de procesamiento del azúcar por parte del organismo. Estos niveles se miden en mg/dL. El gráfico a continuación contiene los intervalos de glucemia de la PTG para prediabetes y diabetes y describe qué significa cada diagnóstico.


¿Cómo se puede monitorizar la diabetes?  
Excluyendo la monitorización en el domicilio, realizada por el paciente en casa, la prueba más frecuente para la diabetes tipo 2 es la HbA1c. La prueba de HbA1c (A1C o hemoglobina glucosilada) permite hacerse una idea del control de la glucemia media durante los últimos dos a tres meses. La glucemia se determina a partir de la cantidad de hemoglobina glucosilada (A1C) en la sangre.


¿Qué es la hemoglobina glucosilada (Hba1c)?  
La glucosa se une a una parte específica de la hemoglobina y se forma la HbA1c (hemoglobina A1c), la hemoglobina glucosilada. Inicialmente, la reacción entre la glucosa y la hemoglobina es reversible (HbA1c lábil), pero finalmente se forma una HbA1c irreversible y estable. La vida media de los eritrocitos es de 2-3 meses. La HbA1c refleja el control de la glucemia media durante los últimos dos a tres meses.  

Para un nivel de HbA1c determinado, los 30 días anteriores contribuyen significativamente más (50 %) al nivel de HbA1c que los niveles de glucosa de los 90-120 días anteriores (10 %). Se tarda menos de 120 días en detectar un cambio clínicamente significativo. El ~94 % de la hemoglobina total es no glucosilada, mientras que el ~6 % es glucosilada, el ~5 % de la hemoglobina glucosilada es HbA1c. 


¿Cómo puede contribuir la medición de la HbA1c al control de la diabetes?  
Puede mejorar la toma de decisiones, el cumplimiento y los resultados del paciente en la diabetes. La Hba1c se utiliza ampliamente como el marcador más importante para la monitorización rutinaria del estado glucémico a largo plazo en pacientes con diabetes. La HbA1c se utiliza como medida del riesgo futuro de desarrollo de complicaciones de la diabetes. Se determina la Hba1c o la glucosa en plasma en ayunas para el diagnóstico de la diabetes. 


 

En este sitio web se utilizan cookies

Uso de cookies